La alborada de la Astronomía

Los Cielos nocturnos y los cuerpos celestes han sido objetos de admiración y especulación desde que aparecieron las primeras civilizaciones. Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha dirigido su mirada hacia el Cielo intentando dar sentido a los objetos y fenómenos que observaba. A nuestros ancestros, cuyas vidas estaban centradas exclusivamente en una perpetua batalla contra las fuerzas de la Naturaleza para mantener su precaria existencia, estos fenómenos les afectaban profundamente. Ellos asociaban los fenómenos astronómicos con los incidentes y desgracias que sufrían.

El hombre primitivo debió contemplar las estrellas con temeroso pasmo y maravilla. El miedo a lo desconocido les llevó a considerar como precursores de las desgracias a los cometas, las lluvias de meteoritos y los eclipses. El Sol, y la Luna los objetos más prominentes del Cielo, eran dioses, el Sol, su energía vital, fue divinizado, y su viaje diario a través del Cielo, dotado de significado religioso.

20131208_213824-1

(La narración más antigua que tenemos de la creación, es la épica babilónica llamada Enuma Elish.) Como todas las historias de la creación, proporciona una explicación coherente y no contradictoria de cómo empezó a existir el Universo y por qué es tal como lo encontramos. El acto central en la historia de la creación es una batalla entre el líder de los dioses, Marduk, y el monstruo Tiamat que representa las fuerzas del caos. Marduk, resulta victorioso en esta batalla y corta por la mitad el cuerpo de Tiamat, utilizando una parte para crear la Tierra y la otra parte para crear el Cielo.

O bien volvamos hacia Egipto. El paso del Sol a través del Cielo es un acontecimiento de importancia primordial para todo el mundo. En la mayor parte de los Universos antiguos, este paso se explicaba por el movimiento de algún tipo de dios del Sol en un carro. En una versión de la historia, común en Egipto en el Imperio Medio, el dios Sol, conocido por ellos como RA, conducía su carro a través del Cielo todos los días, Cada noche descendía al mundo inferior donde lucharía con el Rey de las Tinieblas, abriéndose camino hacia el este para poder elevarse de nuevo. Los colores rojos del atardecer y del alba resultaban de la sangre vertida en esas batallas.

DendurDonado al museo metropolitano de arte de los estados unidos en 1967, el templo de Dendur tiene la fecha de 15 BC y es el único templo en el hemisferio occidental.

Si creen que ésta es la explicación del amanecer, entonces aceptarán naturalmente la posibilidad de que una noche el Rey de las Tinieblas pueda ganar. Para un egipcio, la vieja pregunta ¿Saldrá el Sol mañana? Un egipcio prudente no podía aceptar la salida del Sol como un conocimiento automático, algo que se da por supuesto. Cada amanecer era un suceso independiente, un milagro independiente, que estaba supeditado a la fortuna del dios Sol en el mundo inferior, la noche anterior.

(Para los babilonios, incluso la existencia del Universo era un hecho contingente. Estamos aquí porque Marduk ganó su batalla contra el monstruo. Si no hubiera sido así, todavía prevalecería el caos primordial. No hubiera habido Tierra ni Cielo y, por supuesto, seres humanos que se maravillasen ante la creación.)

En estos dos ejemplos, los aspectos más importantes del mundo dependen de sucesos a los que no se aplica ninguna ley inmutable. El Universo sólo podía ser controlado por los dioses, y los dioses sólo podían ser inducidos a atender a las necesidades humanas mediante el uso de rituales.

Sospecho que los Universos de espíritus y dioses proporcionaban mucha más gratificación emocional a los que creían en ellos de la que nuestro Universo nos proporciona a nosotros. Después de todo era un Universo en el que las cosas sucedían de un modo muy humano. El atractivo de estas viejas creencias no ha desaparecido ni siquiera hoy. No obstante, por muy satisfactorios emocionalmente que fueran los viejos sistemas, dejaban mucho que desear en el terreno intelectual.

Batalla o no batalla en el mundo inferior, el Sol sale cada mañana. Los movimientos de las estrellas y los planetas pueden depender del humor de los dioses, pero son regulares y predecibles. De algún modo, la yuxtaposición de las verdades muy personales y contingentes de los antiguos Universos con el comportamiento regular de los Cielos parece difícil de explicar, al menos para las mentes del siglo XXI.

El Universo se adecuaba a la visión preexistente de un Universo en el que el hombre ocupa el lugar central, con el infierno bajo sus pies y el Cielo encima. Las esferas de las estrellas y los planetas estaban así entre el hombre y el Cielo. Los volcanes proporcionaban atisbos del submundo, y el azul del Cielo. Los demonios paseaban por la noche, cuando el brillo de los Cielos estaba bloqueado por las sombras.

Algunas observaciones personales

La sustitución del Universo espiritual emocionalmente satisfactorio por otro científico y mecanicista, no ha encontrado la aprobación universal a través de los tiempos. Las líneas de Walt Whitman dejan sentado tan claramente cómo es posible la opinión de la oposición. Incluso gente muy culta, coincide completamente con el sentimiento que expresó Whitman. Hay una creencia muy extendida, de que estudiando algo analíticamente destruimos su belleza.

De todos modos, hay un sentido más profundo en el cual los críticos de la Ciencia no han conseguido captar lo que ha sucedido con el Universo moderno. Si hemos traicionado un Universo en el que los humanos imaginaban que podían dominar a los dioses mediante rituales y ceremonias por otro en el cual nuestro control sobre la naturaleza pasa por un puñado de leyes básicas. Pero ¿realmente traicionarían ustedes a un cirujano por un hechicero si tuvieran la apendicitis? ¿Hemos traicionado en realidad un Universo en el que Dios intervenía en los negocios humanos por otro en el que, el papel de Dios es trazar las leyes de la Naturaleza y luego dejar que las cosas se desarrollen? Todo lo que puedo decir es que, en lo que a mí se refiere, un Universo dominado por las duras y cristalinas verdades de la ley física es exactamente igual de hermoso que cualquier Universo proyectado por la mente humana y que no traicionaría al Universo moderno por nada de lo que ha sido antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s